El precio de la madurez.

Author: Fernando / Etiquetas:

"Ya está bueno que dejes de andar enamorándote como niño chico. ¿Acaso no haz aprendido a ser más cuidadoso con todo lo que ya te ha pasado?"

- ¿Cuidadoso o temeroso?, y si para amar de verdad, hay que ser cabro chico... llévame al país de Nunca Jamás.


- Quiero sentir que todo es eternidad contigo, que siempre y nunca no son palabras propias de soñadores, y si el usarlas nos delata... que no nos despierten jamás.


Que tibio está acá.

Como en la tele…

Author: Fernando / Etiquetas: ,


La caja estúpida, para algunos, nos entretiene y hasta acompaña cuando somos pequeños, nos enseña a veces cuando somos un poco mayores, la abandonamos por un tiempo o nos hacemos esclavos de ella en nuestra juventud, y es nuestra compañera cuando somos adultos en muchos de nuestros ratos de ocio. Sin duda nuestro mayor vínculo con la televisión es en nuestra infancia, vemos como es o como quieren algunos que sea nuestro mundo real, interpretaciones, fantasías, historias; todo con un poco al menos de base en la realidad. Se vuelve de esta manera una especie de manual de vida, si algo no hemos visto directamente lo copiamos de la tele, y es tal la maestría de algunos creadores que idealizan ciertas situaciones convirtiendo sus imágenes en nuestras fantasías. Buscamos entonces imitar... Que nuestro padre sea como Superman, que nuestra mascota sea tan lista como Lassie, nuestra casa como las de la tele, nuestra cita como las de las teleseries, nuestros besos como los de las películas, nuestra polola como la modelo del estelar… en fin… buscamos alcanzar los moldes establecidos por esta radiografía constante de la sociedad. Sin embargo, hay una cosa que realmente me gustaría hacer como en la tele,… editar. Cortar lo bueno y lo malo y elegir lo que realmente quedará como parte de mi vida, deshacerme como si fuera una toma mal echa de aquellos momentos molestos de mi existencia para crear una película con un final feliz. Sin embargo no somos nosotros los que damos la voz de; corte!, se imprime. Todo lo grabado queda, todo lo vivido pasa a la edición final.


La Guerra del Hastío

Author: Fernando / Etiquetas:


Peculiar enfrentamiento se da entre nosotros cuando tu hastío se vuelve violento, agresivo, terrorista he incluso asesino; no de gente sino de sentimientos, extinguiendo las caricias, mermando los recursos como la atención, el cariño y el agrado. Comienza el desplace de tropas ofensivas a mi apacible territorio, comandados por tu aburrimiento vienen entre el pelotón, el cansancio y por supuesto el soldado estrella… el hastío. Un par de escaramuzas en una llamada por teléfono con tono amable y es suficiente para tu primera “victoria”. Me retiro indignado, mascando el resentimiento y con un verdadero golpe de estado de sensaciones en mi cabeza, la paciencia es encerrada bajo llave por el orgullo y la dignidad, empeñados en que no me deje vencer, insistiendo en que mi imagen en “política extranjera” se vería muy mermada si sigo resignándome bajo tu influencia. Los países aliados me insisten en lo poco beneficioso de este conflicto, y aunque lo más recomendable sería un cese del fuego y corte de relaciones diplomáticas, continúo, porfiando por solucionar la relación. Nueva fecha en la efeméride de nuestra historia y tu actitud no parece ser distinta, sigues pensando que la mejor manera de solucionar tus dificultades dentro de “tu país” es estableciendo hostilidades conmigo, lo peor del caso es que yo también busco batalla ahora, con distintos fines pero la paz ya no es parte de mis pensamientos. Así es como te hago frente, he incluso ganado un par de batallas, pero tu soldado de elite es demasiado para mi… un simple desembarco bajo sus órdenes y caigo nuevamente, tu vuelves al control de la situación; ¿pero para qué?, ¿se consiguió algo de todo esto?. Día 7 al cuarto mes casi ya de haber iniciado las hostilidades y el panorama ha cambiado, ya no hay caso con negociar y buscar el ajuste, el hastío siempre vuelve, aún cuando no lo llaman, sediento de disputas y heroísmos vanos, sediento de victorias innecesarias, victorias de batallas en las que no hay ganadores… sólo dos grandes heridos y heridos muy adentro…

Placer Culpable

Author: Fernando / Etiquetas:



La luz de sol golpeó su rostro a través del visillo de la estrecha ventana.
Debían ya ser más de las 12… Al mirar al costado y ver ése lado de la cama vacía no sintió mayor sobresalto y se incorporó para ver si algo comía. Las frías tostadas con mermelada y un trago de te callaron la tripa.En el baño el espejo era el encargado de devolverlo a la realidad, su rostro evidenciaba el carrete de la noche anterior y; el leve dolor de cabeza, los tragos de más. Sin pensarlo dos veces entró a la ducha y dio el agua fría, había que llegar presentable.

A unas cuadras de allí dos adolescentes subían al Mitsubishi azul y hacían chirriar las gomas en el pavimento, un perro se salvó jabonado y tomaron la avenida.

En la habitación el agua seguía cayendo sobre su cabeza despejando la mente y apartando el dolor, refrescando la memoria de la noche anterior,… Tómate otro no seai maricón…los hielos golpeando los dientes al vaciar el vaso,… Te presento una amiga…Vìctor, Andrea; Andrea ,Victor… ta rica cierto? Entrò a parvulos este año weòn…la mùsica estorbando la conversa, bailar era inevitable,… el meneo de caderas, el roce de sus manos la invitaciòn a tomar aire, el primer beso, el primer agarròn; la tipa era osada sabìa a lo que iba…permiso voy al baño y vuelvo… Fernando que se acerca, la pista ya se veìa algo extraña, cuatro Cuba Libres marean a cualquiera… Y?... supongo que ya te vay pos weón,… si la flaca anda en el norte… yo muero piola… usted disfrute pero con cuidado hermanito…
La ducha seguía siendo mágica, lo único que no se llevaba era la culpa esa se quedaba, como el verano anterior pero ya pasaría.

Los pendejos del Mitsubishi se creían Fitipaldi o algún otro corredor famoso, 90, 100, 130 … total es domingo y las calles están casi vacías.

Mientras se vestía para salir repasaba el camino de la noche anterior, de la vuelta al baño al taxi no pasaron más de 15 minutos, un par de merengues y listo… por suerte no era un chofer conocido,… la chica se manejaba, nada de rodeos, tan bueno como para llamar por citófono y pedir la noche entera, los sour de cortesía y al ataque denuevo… había que aprovechar el tiempo.Abotonó su chaqueta de gamuza y se puso los Okley para evitar el sol, la tenida de caza que iría a parar al closet hasta el próximo verano no era pinta como para ir al aeropuerto, en 20 minutos demás pasaba a la casa y de ahí a buscar a la flaca, las 15 lukas para ésa noche ya estaban y el sueño ya le había repuesto el cuerpo.

El Lancer dio vuelta en la esquina pasando con amarilla, con cada cambio subía la adrenalina, Eliseo no era nadie y la licencia recién adquirida daba para harto, entrenar ahora el cacharro y a la noche… a los piques a webiar con los cabros.Después de pasar por la caja y romper la boleta acusete, sacó las llaves del auto, el vuelo llegaba a las 3 y ni llegar tarde para no levantar sospechas.

Los pendejos dieron la vuelta… cuidao weón frena!!!...

Andaba volando bajo, entre los recuerdos de anoche y el aeropuerto, un flash azul y se fue a negro, los pendejos que aceleran más aún y el Lancer que se pierde.

Al menos la flaca ahora si que no se entera.